Alcachofa: la flor de la huerta navarra

Además de ser la reina de la huerta Tudelana, la alcachofa es un regalo para nuestra salud y un aliado para nuestro organismo.

Se sabe que griegos y romanos ya la consumían y su cultivo en la Ribera de Navarra se remonta a la época de la dominación árabe.

Salvaguardada por la Indicación Geográfica Protegida “Alcachofa de Tudela”, se cultiva en 33 municipios del Sur de Navarra, especialmente en la zona de influencia de Tudela. Puede consumirse frita, cocida, como ingrediente de la célebre menestra, con almejas, foie o jamón. Las variedades son infinitas.

Un sinfín de propiedades

La alcachofa es una hortaliza muy completa y saludable que debería incorporarse de manera habitual a nuestra dieta. Entre sus características más destacadas, se encuentran las siguientes:

  • Aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales: magnesio, fósforo, potasio, sodio, hierro y vitaminas A y B.
  • Es un gran diurético, por lo que ayuda a la paliar los efectos de la retención de líquidos del cuerpo y elimina toxinas.
  • Favorece la expulsión de grasa a través de la bilis, mejorando, entre otras cosas, el nivel de colesterol.
  • Tonifica el hígado, mejorando sus funciones.
  • Alivia la acidez de estómago y ayuda a regular el estreñimiento.
  • Se utiliza en dietas, ya que sus fibras vegetales absorben agua del estómago y aportan sensación de saciedad.

Listas para comer

Para comercializarla en conserva, primero se seleccionan los frutos y se calibran para poder clasificarlos por tamaños y facilitar así la precisión en el tiempo de escaldado. Una operación que consiste en sumergir las alcachofas en agua hirviendo durante un tiempo que oscila, según el tamaño, entre los 2 y los 7 minutos. Justo después se enfrían, se pelan y eliminan las hojas duras. Tras una selección en la que se desechan todos aquellos frutos dañados o que presentan algún deterioro, se procede al envasado.

Las alcachofas acogidas a la Indicación Geográfica Protegida deben comercializarse enteras o en mitades, siempre en envase de vidrio. Cada envase además debe llevar una ‘contraetiqueta’ numerada con el símbolo de la IGP. De esta manera, el consumidor puede estar seguro que el producto ha sido tratado y elaborado según la normativa de calidad establecidas por el reglamento.

 

Alcachofas en conserva

4,49 (IVA incluido)

Peso neto 660 g. / Escurrido 400 g.
‘Alcachoficas’ de nuestra tierra, la Ribera de Navarra. No necesitan más descripción. Pasan directamente del campo a la conserva, por lo que mantienen al máximo todas sus propiedades. Escogemos solo las de mayor calidad y dejamos únicamente la mejor parte: el corazón. Olvídate de la difícil tarea de limpiarlas, pelarlas y cocerlas y preocúpate sólo de cómo presentarlas. Esto lo dejamos a tu elección, pero te aconsejamos que apliques la regla del ‘menos es más’ porque si les añades demasiados complementos, su excelente sabor podría quedar enmascarado. ¡Qué aproveche!

SKU: 8437005273 Categoría:
Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies