Las conservas también son para el verano

En verano, sobre todo durante las vacaciones, el tiempo de ocio y el descanso suelen quitarle protagonismo a la cocina. En general, estos días preferimos hacer cosas diferentes antes que ponernos a cocinar.

Es por eso que las conservas se convierten durante el verano en nuestro mejor aliado, y en particular las de pescado, que resultan muy prácticas para mantener una dieta saludable sin pasar demasiado tiempo entre fogones. Tanto es así que en esta temporada aumenta su consumo porque además de ser prácticas, gustan mucho. Y no lo decimos nosotros, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado que cada año, en España, se consumen más de 4 kilos de conservas de pescado y marisco por persona.

El atún, el bonito o las sardinas son las triunfadoras de la despensa y combinan perfectamente con platos frescos, se incorporan con facilidad a la dieta y resultan muy económicas. Además son muy prácticas para trasladar y llevarlas a la playa, a la piscina o al campo. Con ellas podemos preparar infinidad de recetas frías y calientes: ya sean aperitivos, ensaladas, revueltos y tortillas, sándwiches, bocadillos o tostadas.

Por último no debemos olvidar que las conservas de pescado desde el punto de vista nutricional, son una excelente fuente de proteínas, minerales y vitaminas.

Comprar conservas de pescado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies